El zoo de Praga se alegra de que la joven gorila Moja vaya a Cabárceno

El zoológico de Praga está feliz de que la gorila Moja, el primer ejemplar de la especie nacido en la República Checa, pueda echar raíces en España, a donde hoy será trasladada de forma definitiva para que pueda encontrarse en Cabárceno (Cantabria) con el gorila suizo Nicky.

“Para nosotros no es una pérdida, pero es verdad que muchos se acostumbraron a ella, y se ha convertido en la celebridad de la casa”, declaró hoy Jana Ptacinská, portavoz del zoo.

Es a la coordinadora europea para la cría de gorilas, en el marco del programa europeo de especies protegidas (EEP), a la que corresponde la decisión sobre la salida del animal con carácter definitivo, y a qué lugar debe ir.

La portavoz reconoció que el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, en Cantabria, “es uno de los más bonitos del mundo”.

Moja, de 7 años y cuyo nombre en suajili significa “la primera”, “encontrará allí una nueva familia”, y entre ellos al gorila suizo Nicky, que tiene 24 años.

Ptacinska reconoció que Moja ya no puede vivir en Praga pues en el colectivo adulto sólo hay hembras, y el único ejemplar macho es su padre, por lo que el parentesco de consanguinidad podría acarrear consecuencias genéticas que empeoren la calidad de la especie.

Además, en el zoo praguense “existe una jerarquía ya establecida, y es bueno que se vaya para poder aparearse”, afirmó Ptacinská.

Estaba previsto que Moja viajara a su nueva hábitat en España en octubre, pero “tuvo una enfermedad viral que le impidió ir. Ahora se encuentra bien”, explicó la checa.

Moja, que ha sido objeto de una despedida y “recibió una carta firmada por muchas personas”, se hizo famosa ya que poco después de nacer, cuando se instaló una cámara en su pabellón, para poder seguir sus movimientos durante las 24 horas del día.

La portavoz señaló que es pronto para decir si los otros jóvenes gorilas checos -Tatu, de 5 años, y Kiburi, de 1,5 años- alcanzarán la popularidad de Moja.

29. 11. 2011

Coméntalo: