“Muchos bailarines no saben que el ballet viene de la danza barroca”, dice la polifacética Ludovica Mosca

Ludovica Mosca en PragaRomper una lanza en favor de la danza barroca, precursora del ballet, ha sido uno de los objetivos de la artista franco italiana afincada en España Ludovica Mosca, una de las más reconocidas intérpretes de este estilo. “En la mayoría de las escuelas de baile del mundo no se hace danza barroca y muchos bailares no saben que el ballet viene de la danza barroca”, afirmó en una entrevista durante la Master Class que impartió en la Academia de Artes Musicales y Escénicas de Praga (AMU).

De ahí la importancia de que “lo conozcan no sólo los músicos sino los bailarines”, afirmó Mosca, para quien todavía “hay mucho por hacer en la danza barroca”.

La artista enseñó hoy a un grupo de músicos y danzarines distintos tipos de pasos, como pasos caminando, de “glissando”, con salto y con giro.

“Es un ejercicio exigente, porque es de muchísima coordinación y muchísimo equilibrio, y de muchísima fuerza y resistencia para saltar”, afirmó también.

Saltos a veces de “metros grandes, quizás es menos virtuosismo , pero sí lo es, porque hay que caminar deslizándose, en un sentido muy aéreo, como flotando en el aire, y hay que saltar muy alto cuando se hace”, añadió.

El miércoles 7 de mayo Mosca participará en el palacio Clam-Gallas de la capital checa en el estreno de “Fandango para dos claves, castañuelas y baile”.

“Fandango va a ser una muestra de dos estilos, barroco y algo más clásico, con las obras del Padre Antonio Soler y Luigi Boccherini, además de Ray Clever y Alexandro Scarlati. Un viaje en el tiempo, estilísticamente”, aseguró.

Actuará junto con las clavecinistas checas Lucie Žáková y Petr Žďárská, a las que acompañará con castañuelas -castañuelas barrocas para mujer, para hombre y castañuela de granadillo- además de baile.

VÍDEO: MASTER CLASS CON LUDOVICA

Žáková, que vive con su familia en Requena (Valencia), explicó cómo surgió el proyecto, a raíz de un encuentro de su compañera de conservatorio Žďárská con Mosca en un curso de Fandango barroco y danza barroca en Sablé (Francia) en 2009.

“Ludovica es una personalidad muy renacentista, porque sabe de todo y lo hace todo a conciencia. Hace danza para músicos, para bailadores profesionales, viaja por el mundo, tiene proyectos en México, da clases en Barcelona, toca las castañuelas y es pianista de concierto. Y es una excelente pintora”, glosó la figura de la franco italiana.

Les han apoyado la fundación Zivot umělců, AMU y la embajada de España.

“Es un proyecto único que hemos concebido con Ludovica en 2009, cuando nos encontramos en Sablé. Ahí surgió la idea de actuar juntas. Y así surgió el proyecto para dos claves y castañuelas. Y aprovechar que ella es bailarina”, corroboró Žďárská.

Avanzó que actuarán en el otoño en Česká Lipa y Ustí nad Orlici, y que tienen previstas funciones en España y México.

Reconoce también que la conexión checo española “funciona muy bien”, ya que “tenemos un nexo de oro, que es Lucía, nacida aquí pero con familia española”.

“Trae mucha energía y alegría al proyecto, algo que trataremos de comunicar a la audiencia”, apostilló Žďárská, la música checa más laureada del festival Primavera de Praga 2012. Ludovica Mosca durante su segunda visita a Praga Durante el Master Class Durante el Master Class Lucie Žáková (dcha.) y Petra ŽďárskáEntrenando algunos pasos Ensayando pasos

05. 05. 2014

Coméntalo: