La situación de la Iglesia en las colonias es hoy “difícil de contextualizar”, según historiadora vasca

Consolación Fernández de la Universidad del País Vasco y Universita degli Studi Roma TreLos derechos de patronato de los reyes españoles sobre la Iglesia Católica en América, vigentes desde la Conquista del Nuevo Mundo hasta el comienzo de su Independencia en el siglo XIX, abren un momento histórico “difícil de contextualizar”, reconoció en Praga la historiadora guipuzcoana Consolación Fernández.

Pero no por ello dejó de intentarlo la estudiosa, que visitó el Centro de Estudios Ibero-Americanos de Praga, donde dio a conocer unas investigaciones sobre tres siglos de historia de la Iglesia en esa parte del globo a través de documentos de los Archivos Vaticanos.

El enfoque es menos conocido, ya que hasta ahora se había trabajado más bien sobre los documentos emanados del Consejo de Indias, desde el que se dirigía la Iglesia de ultramar, y que estaba vinculado al poder de España.

Sobre el sistema para organizar la nueva Iglesia, Fernández afirmó que “se basó en el modelo de Iglesia de Granada y Canarias, donde los Reyes Católicos obtuvieron el derecho de erigir iglesias y monasterios, y luego quisieron que esos derechos se extendieran a América”.

Fueron las bulas de Alejandro VI, Julio II y Adriano VI las que dieron forma a los derechos de patronato, o facultades sobre la Iglesia indiana para asegurar su gobierno temporal.

De esa manera, España asumió la obligación de proporcionar los instrumentos para evangelizar los nuevos territorios y mantener a la Iglesia con los diezmos, que le fue concedidos por Roma a perpetuidad.

Pero con el tiempo se pone de manifiesto un tira y afloja entre los reyes españoles y el Papado, ya que los primeros quieren ver reconocido su patronato de forma incontestable, también para fortalecer su poder.

Y reivindican que dicho patronato sea considerado “un derecho inseparable e inalienable de la monarquía absoluta”, recordó la experta.

Surgen así las tesis del “regalismo borbónico”, que se abren paso con la llegada de la dinastía francesa al trono español en el siglo XVIII, y con el que se busca devolver al reino meridional el papel de primera potencia que tuvo en el siglo XVI.

consolacion_m1Es de agradecer al Centro de Estudios Ibero-Americanos esta conferencia de Consolación Fernández, que nos acerca a una realidad viva a través de sus orígenes, y a la que el escritor también vasco José Luis Olaizola (Premio Planeta en 1983 por “La guerra del general Escobar”) dedicó hermosas páginas en su obra “Viaje al fondo de la esperanza”.

Y también es de agradecer que jóvenes investigadores aborden un aspecto relevante del Papado al inicio de la Edad Moderna, para no quedarnos sólo con esa imagen real pero incompleta de los excesos de Alejando VI, tan cacareados en las series televisivas sobre los Borgia.

20. 05. 2014

Coméntalo: