El osario de Sedlec, la insólita atracción más visitada de República Checa

Una de las cuatro pirámides del osarioCon 300.000 turistas anuales, el osario de Iglesia de Todos los Santos en Sedlec-Kutná Hora constituye uno de los monumentos más visitados de la República Checa.

Es algo único en el mundo por usar huesos de unos 40.000 muertos como útiles de decoración para hacer cálices, lámparas, cruces, abreviaturas griegas del nombre de Cristo, escudos, guirnaldas y otros artefactos, algo que a más de uno puede resultar chocante.

El autor de la última reorganización del osario fue el tallista Frantisek Rint, que llegó a firmar con huesos al acabar su trabajo en 1870.

Antes de poner manos a la obra, Rint se encargó de empapar su “material de trabajo” en una solución cal clorada, para desinfectarlo y darle color blanco.

Este “Memento mori” (recuerda que morirás, según el adagio latino) a 70 kilómetros de Praga ha cobrado notoriedad como fenómeno turístico sólo a partir de los años 90 del siglo XX.

Anteriormente, en la época comunista, el templo estaba mal cuidado, no existía régimen de visitas y se producían numerosos robos.

Tras los cambios políticos de 1989, el edificio volvió a manos de la Iglesia Católica y fue abierto al público, convirtiéndose pronto y de manera inesperada en una atracción de primer orden.

Pero sigue siendo un lugar con humedades y mala ventilación, y la hordas de turistas no ayudan precisamente a mantenerlo en buen estado. Más bien requiere una reconstrucción integral, que están aún por fijar.

El gran número de huesos se explica se debe a que en la Edad Media la abadía cisterciense de Sedlec, a la que pertenecía el cementerio, se hizo muy popular como lugar de enterramiento.

Y es que uno de los abades trajo arena de Tierra Santa y la esparció por aquí.

Una atracción que deja perplejo a más de unoEsto hizo que Sedlec cobrara notoriedad entre el pueblo piadoso, e incluso nobles de Polonia, Baviera y Bélgica se dejaban enterrar aquí.

Además, la peste de 1318 se cebó con casi muchos pobladores de la zona, hasta unos 30.000, y un siglo después las guerras civiles que asolaron Bohemia engrosaron el número de muertos.

Durante esas guerras se abolió parte del cementerio y sus huesos acabaron en el cripta: reza la leyenda que un monje tuerto en 1511 formó seis grandes pirámides con esos restos.

Dos siglos después, la iglesia original fue reconstruida en estilo barroco gótico, de una bella factura.

Está compuesta de una capilla superior con planta de cruz griega y una cripta, con la mayoría de los restos formando sólo cuatro grandes pirámides, dicen que inspirándose en la obra del monje, y simbolizando a las almas esperando la resurrección.

“La idea era recrear con esos restos humanos una alegoría barroca del camino del alma y de la caducidad de la vida”, señala Hanka Musilkova, directora del Relaciones Públicas del Ayuntamiento de Kutná Hora.

Al entrar se insiste en guardar silencio y no acercarse demasiado a los huesos: “Pensad en cómo actuaríais si se tratara de los restos de vuestro familiar”, apela Musilkova a un grupo de tour operadores canadienses.

El escudo de los Schwarzenberg a base de huesosEste gesto de piedad es comprendido, pero no siempre resulta así, pues para algunos turistas no es más que una atracción insólita.

El gran número de visitas también ha hecho que los vecinos eleven quejas al ayuntamiento, pues no pueden aparcar y, además, faltan infraestructuras para dar cabida a los autobuses.

“Los locales no lo aguantan”, expresa Musilkova el común sentir de los lugareños.

Incluso el trasiego de gente irrumpe en la vida de los ciudadanos que visitan a sus seres queridos en el cementerio, pues éste sigue funcionando normalmente.

“Se ha tratado de que la familia Schwarzenberg, propietaria de muchas parcelas en los alrededores, las vendieran para poder mejorar los accesos”, afirma la checa.

Los Schwarzenberg adquirieron el complejo cisterciense y muchas parcelas de alrededor a finales del siglo XVIII, cuando el Estado desamortizó este patrimonio altamente endeudada de los monjes y luego lo vendió en subasta a los nobles.

Guirnaldas y lámparas de hueso humano

21. 11. 2014

Coméntalo: