Secciones bilingües dejan de ser “proyecto experimental” en 2016

Pilar Barrero, agregada de EducaciónLa seis secciones bilingües checo españolas que existen hoy en la República Checa, y donde puede cursarse un bachillerato de Secundaria homologado en España, tendrán carta de ciudadanía en 2016, cuando dejarán de ser un programa experimental.

Se trata de una modalidad de estudios que aprovecha hoy cerca de un millar de jóvenes checos, y que luego les facilita el acceso a universidades y otras oportunidades en el extranjero.

España es la que más apoya este tipo de enseñanza, pues de los 17 liceos bilingües que existen en el país centroeuropeo, 6 son checo españoles.

“El Gobierno checo ya ha aprobado el nuevo marco educativo en la que las secciones bilingües pasan a ser, de un programa experimental, parte de las enseñanzas generales”, informo Pilar Barrero, agregada de Educación de la Embajada.

Esto va a suponer ventajas para las secciones, entre las que Barrero destacó que “el puesto de coordinador pasa a ser puesto normal de sección bilingüe, con menos horas de trabajo”.

También va a permitir, sujetos a unos requisitos “muy complejos y exigentes” -como es el volumen importante de profesores-, que se puedan abrir otras secciones, añadió la agregada.

“Durante los últimos años deben impartirse como mínimo once horas en español, y esto exigirá tener un volumen de profesorado importante y algunos de ellos nativos”, precisó.

Profesores de las secciones bilingües en la fiesta de fin de curso

Alex Janoušek, director del liceo de Ludka Pika de Pilsen, valora positivamente el nuevo marco pero, sobre todo, el esfuerzo del Ministerio de Educación español de enviar esos profesores, que es lo que “da valor” al producto.

“Esto no sería posible sin los profesores, que son un gran activo y vienen por el Ministerio de Educación, que nos envía los mejores profesionales”, según Janoušek.

Añadió que son los pedagogos los que “día a día y por encima de sus obligaciones, en el tiempo libre, motivan a los estudiantes”.
Pilsen es el “benjamín” de las secciones bilingües checo españolas, pues empezó en 2007, y ahora acaba de graduarse su tercera promoción.

“Hay potencial, y lo vemos en los candidatos a entrar”, constata Janousek pese a la disminución de la población, que no va en detrimento del crecimiento de su centro.

“De 35 niños que teníamos en la sección en 2007, ahora piden plaza entre 60 y 65″ confirmó el director, que estudió Filología Española en Praga, precisamente tras entrar en contacto con un profesor de español en su colegio.

La profesora del mismo colegio, Jana Recmanová, también aprecia mucho el hecho de tener compañeros de claustro de España.
“Nos gusta mucho tener profesores nativos. Y a los alumnos también, porque tienen unos nativos que les dan Geografía, Historia, Matemáticas, Física y Química en español, y es otra cosa”, afirma.

Reconoce que para esos que llegan de fuera “a veces es difícil, y chocamos, porque la enseñanza es diferente que aquí” y ellos quieren hacer las cosas “de manera diferente”.

Zuzana Drozdová ganó el premio al mejor relato cortoEste fin de curso se dieron cita en la residencia del embajador de España muchos de los artífices de estas secciones -directores, profesores, coordinadores, y alumnos destacados- para conmemorar el 25 aniversario de la sección bilingüe de Praga y los 10 años de la de Ostrava.

Se aprovechó, además, para entregar los ya tradicionales premios literarios y de fotografía matemática.

Una de las alumnas del liceo de Pilsen, Zuzana Drzdova, ganó con “Cuarenta y dos” el concurso al mejor relato que convoca la Comunidad Valenciana, y en cuyo jurado participan miembros de la Federacion de Academia de Enseñanza de esa comunidad levantina.

“Tenía que escribir algo sobre la cultura valenciana y su historia. Ya que logré acabar el medio maratón (en 2:21 minutos), se me ocurrió hablar de los maratones valencianos, que se corren cada año y donde participan unas 13.000 personas”, dijo la estudiante de segundo de bachillerato.

“Se corre por el centro, entre los edificios y monumentos, y he descrito mis impresiones, como un personaje no nativo”, dijo Drozdová acerca de su periplo por el puerto, la calle de Blasco Ibañez y la Plaza del Ayuntamiento.

Para su relato se inspiró en el “Correr, comer, vivir” de Jurek Scott, corredor de ultra maratones.

María, la anfitriona, tuvo preparados los paraguas, por si acaso.

Pedro Calvo Sotelo, embajador de España, acogió la fiesta de fin de curso escolar

María Calvo Sotelo posa junto a la mascota de la fiesta de fin de curso

Jana Recmanová, profesora del liceo del Pilsen

24. 06. 2015

Coméntalo: