Escritora gallega Martínez Fariña presenta en Praga “El sueño de la medusa”

Ana Julia Martínez Fariña en PragaLa escritora, locutora y actriz coruñesa Ana Julia Martínez Fariña ha presentado en Praga su novela “El sueño de la medusa”, basada en una biografía real y aliñada con elementos de las hermanas Brontë.

“El sueño de la medusa” cuenta el atormentado mundo interior de Dácil, que no encuentra su sitio en el mundo, y acaba siendo víctima de su incapacidad de abrir los ojos a la realidad.

Es otro relato corto de una autora que ha ganado premios y menciones precisamente con este género literario, y donde se percibe la atracción que siente hacia las conocidas literatas inglesas del siglo XIX.

“A lo largo de mi vida siempre he pensado que los demás tienen que ser importantes. Tienes que empatizar. Cualquiera te puede enseñar algo, cuando menos te lo esperas o más lo necesitas. Los demás te pueden aportar”, dice la autora, en lo que parece ser la falsilla de esta obra de 50 páginas.

Salvando las distancias y con un reducido elenco de personajes, quizás nos encontramos con una versión muy particular de “Cumbres borrascosas”, donde late el deseo de que la protagonista, Dácil, abra por fin los ojos.

Sobre ese personaje principal, la autora comenta que “me gusta ver como se desenvuelve en la vida, cómo sale de los problemas y cómo abre ventanas y puertas al mundo”.

Pero hay que bregar, durante toda la novela, por ese mundo casi inhóspito y deprimente de Dácil para poder ver un atisbo de luz.

Y, en el momento más inesperado, con la persona más inesperada, encontrar la solución, “dentro de ellos mismos o a través de alguien”, añade la gallega.

Frente a la omnipresente Dácil, que crea el clima casi asfixiante de la novela, aparece Mauro, un demiurgo que remite a la autora del libro.

No es que Mauro sea santo de su devoción, o el tipo de hombre al que le gusta a la autora, pero es el único que puede intentar salvar a Dácil de su oscuro destino.

“Mauro es ese personaje que representa lo que tienes delante, lo que es valioso y no lo ves”, le defiende su creadora. Alguien que se limita y conforma con ser amigo, “y después puede ser lo que ella quiera”.

En un ambiente donde todo queda perturbado por las emociones de Dácil, surge otro foco de luz, la moribunda Lourdes, esta sí más del gusto de Martínez Fariña.

Quizás remite al ama de llaves y narradora de “Cumbres Borrascosas”, Nelly Dean, que es la que realmente enseña a vivir a la protagonista.

“Voy a abrir los ojos al mundo, y ver lo que tengo que ver y no lo que he estado viendo hasta ahora”, parece ser la lección que Dácil aprende de Lourdes.

El mar juega su papel, no sólo en el título, sino también en algunos episodios del relato, como uno muy onírico y de más difícil elaboración para ilustrar poéticamente el mundo interior de la joven anoréxica.

Más que la localización en el Mediterráneo, “lo importante era el mar”, dice la autora.

“Me chifla. Tengo que sentir el mar al menos una vez al año. Lo necesito muchísimo”, añade la escritora, que se basó en una persona real para construir el relato.

“Conocí a una persona que fue a parar a donde fue a parar la protagonista, y terminó de forma mucho peor. Lo hice con ciertos datos, lo que me han contado, con muchas cosas inventadas”, apostilló Martínez Fariña, que además de Brontë también se declara gran lectora de Emilia Pardo Bazán e Isabel Allende.

“El sueño de la medusa” se puede adquirir en la librería praguense Deliberia.

28. 04. 2016

Coméntalo: