Jordi Galí: “No podemos tomar literalmente las tasas de desempleo oficiales”

El economista Jordi Galí en el Banco Nacional ChecoLa pesadilla de la economía española sigue siendo el paro, que actualmente ronda el 19%, según la encuesta de la población activa (EPA), y que se convirtió en el protagonista del reciente discurso de investidura del primer ministro Mariano Rajoy.

Se habla mucho de esta triste realidad, que tiene manifestaciones muy dramáticas, como la visita a comedores de caridad de personas que antes disfrutaron de una situación personal saneada.

Pero también es necesario poner esa abultada cifra en contexto o, mejor dicho, acotar sus verdaderos perfiles, para que no se convierta en un número que nos lleve al error, pues no refleja todo el panorama.

Es evidente que hay precariedad, pero un paseo verspertino por casi cualquier ciudad española, cuando la gente sale a tomarse sus tapas, muestra que en España no falta dinamismo.

El macroeconomista español Jordi Galí, uno de los principales exponentes de la llamada nueva síntesis keynesiana, considera que no es posible tomarse literalmente la tasa de paro española del 19%.

“No podemos tomarnos literalmente las tasas de desempleo oficinales, pero sí que lo que ofrecen es una buena señal de la dirección”, dijo Galí en una entrevista en Praga.

La tasa de paro es útil cuando se ve su tendencia, matizó Galí, aunque aclaró “una variable mucho más informativa, casi la más clara, es el número de personas afiliadas a la Seguridad Social. Aquí se ve la evolución, y ha ido aumentando en dos últimos años, después de que había disminuido muchísimo”.

Tampoco se puede comparar, dijo el economista, el paro del 5% de la República Checa con el 19% de España, aunque midan supuestamente el mismo fenómeno.

El economista fue invitado por el Banco Nacional Checo a abordar las rigideces en el mercado laboral cuando los sindicatos intervienen demasiado en la fijación de salarios, y luego moderó un panel de expertos checos sobre el mercado laboral en Europa desde la crisis.

Galí abogó también por abolir la dualidad de los contratos indefinidos y temporales, “increíblemente injusta”, pero que fue apoyada por la última reforma laboral realizada en España por el gobierno conservador de Mariano Rajoy.

Es algo que partidos como el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) o Ciudadanos han criticado duramente al Partido Popular (PP) de Rajoy.

Sobre la dualidad, Galí lamenta que “crea una sociedad de castas, en la que hay unos privilegiados que por el hecho de que entraron en el mercado de trabajo en determinadas condiciones y tienen una situación de seguridad laboral absoluta”.

Por ello, la revisión de ese aspecto de la reforma laboral, aprobada por el PP en 2012, es uno de los compromisos adquiridos si es que Rajoy quiere mantener el apoyo de Ciudadanos en esta legislatura.

Galí considera que es prioritario disminuir la temporalidad en los contratos para “reducir volatilidad del empleo”.

“Tenemos la volatilidad mayor de los países de la OCDE por esto, por esta facilidad en contratar y despedir, y estos contratos temporales generan desvinculación mutua entre empresa y trabajador”, afirmó el economista.

Y apostilló: “Ninguno quiere invertir en el otro. Esto es terrible para la productividad, para los incentivos para hacer un buen trabajo”.

Sin perjuicio de que esa dualidad de contratos haya ayudado en la creación de empleo, el economista prefirió referirse al efecto benéfico, a la hora de evitar la destrucción de trabajo, de la desvinculación de la negociación colectiva en caso de empresas en dificultades.

26. 11. 2016

Coméntalo: