Antonio fue “un sacerdote totalmente entregado al servicio de la comunidad”

El padre Juan Provecho presidió la misa en Santo TomásLa repentina muerte del padre agustino Antonio Rivas, de 49 años, párroco de la Iglesia de Santo Tomás de Praga, nos ha conmocionado a todos los que le conocimos. Su pérdida ha dolido aún más a los parroquianos, para los que fue “un sacerdote totalmente entregado al servicio de la comunidad”.

Tuve noticia del suceso por WhatsApp, después de que el Diario Montañés se hiciera eco del mismo el pasado 1 de agosto, con la práctica habitual de indicar las iniciales de la víctima.

Supimos que el sacerdote A.F.R.G murió ahogado a la entrada de la bahía de Santander cuando hacía submarinismo.

Este deporte era una de sus grandes aficiones, y siempre que podía se iba un par de días de verano a practicarlo con un grupo de amigos de Palencia.

Aquel día, a los tres minutos de ascender a la superficie, sus colegas se dieron cuenta que faltaba el padre Antonio, y al ir a buscarle le descubrieron sin vida en el fondo del mar.

El recordatorio del padre AntonioCon los escuetos datos del rotativo cántabro era fácil atar cabos, y mis amigos José Luis Atienza y Luis Ochoa se encargaron de correr la voz en redes sociales, una vez se temieron el fatal desenlace de Antonio.

El informe de la autopsia parece indicar que tuvo problemas por un fallo mecánico en uno de los tubos de respiración.

Ecclesia Digital informó el sábado 5 de agosto que “los funerales, con la presencia del Prior General de la Orden, P. Alejandro Moral, y de tres obispos (Manuel Herrero, de Palencia, Nicolás Castellanos, emérito de Palencia, y Mariano Moreno, emérito de Cafayate, Argentina), se celebraron en el tanatorio palentino el 3 de agosto”.

Y también que “fue enterrado en el cementerio de Nuestra Señora de los Ángeles rodeado del cariño de cuantos le conocieron”.

En Praga se ofrecieron el domingo 6 de agosto, coincidiendo con la fiesta de la Transfiguración de Cristo en el Monte Tabor, misas por su eterno descanso en checo, castellano e inglés.

Las lágrimas formaron parte de la despedida del padre Antonio“Nos hemos quedado sin párroco, sin hermano lo primero, alguien que estaba haciendo una actividad fenomenal”, lamentó Juan Provecho, compañero de filas del padre Antonio y que ofició la misa en castellano.

“Vamos a ver cómo seguimos adelante. Ha sido un palo que no me imaginaba ni en el peor de los sueños”, añadió Provecho, que llevaba el mismo tiempo que Antonio en Praga.

El padre Antonio iba a cumplir en septiembre 20 años en el país centroeuropeo, a donde se ofreció a venir para restaurar la actividad de la orden de San Agustín, que por caprichos del régimen anterior, se había extinguido en los años de comunismo.

La elevada asistencia a las misas por su alma en Praga demuestran que el trabajo de los agustinos ha vuelto a la normalidad y que son una comunidad muy querida.

El padre Juan Provecho al inicio de la liturgia“Nunca vino tanta gente a la misa en checo. La iglesia estaba a rebosar. Y han venido muchas familias del colegio”, destacó Provecho.

En el jardín de infancia y colegio de Primaria de Praga-Kačerov, que tiene en total casi 200 alumnos, el padre Antonio se encargaba del grupo de los “Scouts”, e iba a impartir clases de español el próximo curso.

Mucha gente ha llorado al dar hoy el pésame, e incluso las personas encargadas de las lecturas y de incoar los cantos lo han hecho con voz entrecortada.

“Era un sacerdote totalmente entregado al servicio de la comunidad, buscando siempre la unidad, no sólo a través de los sacramentos, sino también en el trabajo pastoral”, señaló al final de la liturgia el empresario congoleño Dieudonné Mubenzem Mosek.

El empresario congueño Dieudonné Mubenzem MosekEl padre Antonio nació en 1968 en Barsinghausen (Alemania), donde sus padres eran emigrantes, él andaluz y ella palentina.

Allí se conocieron y casaron, en un periplo que iba a dejar una profunda huella en el chico.

Residió en Alemania hasta los seis años, ya que sus padres decidieron volver a España para escolarizarle en tierras palentinas, donde el padre comenzó a trabajar en la fábrica de automóviles FASA Renault.

Con 18 años Antonio profesó en la orden de los agustinos, estudió Filología Alemana y fue ordenado sacerdote en 1992 en el Monasterio de Santa María de La Vid de Burgos.

El 7 de mayo pasado celebró 25 años de cura, con una emotiva ceremonia en la capital checa a la que también asistieron sus padres.

“Ahora estaba haciendo el doctorado en Traducción, y pensaba terminar este año”, recordó Provecho.

El confesionario donde se sentaba el padre AntonioHa traducido tres libros del intelectual checo Tomáš Halík (“Paciencia con Dios: Cerca de los lejanos”, “Paradojas de la fe en tiempos posoptimistas” y “La noche del confesor”), así como “Los cuentos de la Mala Strana”, del escritor costumbrista Jan Neruda.

Además de la numerosa afluencia de gente, hoy me llamó la atención que uno de los confesionarios estuviera cubierto con un velo morado y tuviera delante una vela. Era el lugar donde el padre Antonio se sentaba habitualmente a confesar.

Mi amigo Peter M. fue uno de los últimos penitentes que acudió, en julio pasado, a recibir en este lugar el sacramento del perdón con el padre Antonio, y hoy no salía de su asombro al haberle perdido.

Durante la consagración de la misa

Mi amigo Peter M. y su esposa Jana

Asistieron muchos alumnos del colegio de los agustinos de Praga

Muchos españoles residentes en Praga fueron a despedirse del padre Antonio

Momentos de la misa en castellano en Santo Tomás

El padre Antonio era un párroco muy querido

Hubo muchos niños y jóvenes en la despedida del padre Antonio

Durante la comunión

06. 08. 2017

5 Comments to “Antonio fue “un sacerdote totalmente entregado al servicio de la comunidad””

#1  Jiřina lo escribió (08.08.2017 - 20:31)

El muerte del Antonio me siento como he fallecido tres personas: el PADRE – el sacerdote, el pastor bueno, el HERMANO agustino en nuestra comunidad y también – según su edad – el HIJO de mi alma. No puedo también olvidar nuestra cooperación en traducciones, cuando buscabamos precisión . Su muerto me duele inmenso.

Pero yo sé, que ahora él descansa en paz y que nos todos tenemos el intercesor nuevo en cielo.

#2  Maria de Jesus melo de Almeida lo escribió (09.08.2017 - 08:55)

Pois é

#3  Maria de Jesus melo de Almeida lo escribió (09.08.2017 - 08:56)

Pois é

#4  Gracia and Jens lo escribió (10.08.2017 - 04:48)

Gracia and I are blessed to have been part of this community with all of you sheparded by Antonio while living in Prague. He was such a mentor and friend to us all. We have fond menories of him and he lives forever within each of us. We know he is in place currently with our dear God, whom he served so selflessly and diligently for the sake of us all. Rest in peace.

Gracia and Jens

#5  Laura lo escribió (10.08.2017 - 10:05)

Antonio era una persona maravillosa. Ojalá alguien ahora se encargara de organizar y publicar lo que llevaba escrito de su tesis, ya sé que no estaba entera aún. Y que tenía que entregar un capítulo en breve. Así que mucho no habrá. A él le hubiera hecho mucha ilusión.

Coméntalo: