Abogado ecuatoriano pone fin a asilo en República Checa y vuelve a su país

El abogado José Luis GuerreroEl empresario y abogado ecuatoriano José Luis Guerrero, que recibió en octubre de 2013 asilo político en la República Checa tras denunciar persecución por parte del Gobierno de Quito, informó hoy a EFE que ha solicitado revocar la protección internacional y que ha regresado a su país.

“Hoy he regresado a mi querido y respetado país, luego de siete años de una injusta persecución política”, dijo en un mensaje enviado por Whatsapp poco después de tomar tierra.

“Siento un profundo agradecimiento con la República Checa que me abrió sus brazos, lo cual la convierte en acreedora de una enorme deuda amistad que espero saldar, emulando los pasos que llevaron a convertirla en una de las naciones más libres y democráticas del mundo”, añadió.

Guerrero fue uno de los trece encausados en el proceso por sabotaje y terrorismo incoado por la Fiscalía ecuatoriana por los sucesos acaecidos el 30 de septiembre de 2010 en la sede de la televisión pública Ecuador TV.

Esa ocupación de la cadena pública coincidió con una orden gubernamental que obligó a clausurar la señal de emisión a todos los medios excepto Ecuador TV.

El ecuatoriano afirmó que su supuesto delito de sabotaje y terrorismo, del que fue acusado con ocasión de los sucesos de 2010, “ha prescrito”, y la justicia ecuatoriana “lo ha reconocido”.

Durante su estancia en el país centroeuropeo, Ecuador trató sin éxito de extraditar a él y a su hermano Pablo, también abogado y ex candidato en las elecciones presidenciales de 2009 por la desaparecida “Concentración de Fuerzas Populares”.

Los Guerrero anunciaron en el pasado que interpondrían denuncias contra el entonces ministro de Asuntos Exteriores ecuatoriano, Ricardo Patiño, y contra el presidente del Consejo Nacional de Justicia de Ecuador, Carlos Ramírez, por “llevar a engaño a las autoridades (checas)” durante el trámite de extradición.

“Ahora quiero volver a la vida normal. He recibido varias propuestas de grupos políticos. Me gustaría involucrarme en alguna consejería municipal para aplicar lo que he aprendido en la República Checa en materia de transporte, de gestión de residuos o organización de la ciudad”, precisó Guerrero.

Además de ambiciones políticas, el abogado quiteño anunció una batalla judicial.

“Voy a litigar en los tribunales por los daños que he sufrido durante todos estos años, en los que se me ha impedido ejercer la profesión”, avanzó el jurista, que formó parte del estudio jurídico Guerrero Martínez, fundado en 1960.

El exilio le obligó además a abandonar numerosas representaciones empresariales.

28. 08. 2017

Coméntalo: