Cordial despedida de embajador Pedro Calvo-Sotelo tras cuatro años en Praga

Pedro Calvo-Sotelo y su mujer, María Álvarez-CascosHoy se despidió de nosotros el embajador de España en Praga, Pedro Calvo-Sotelo, que será reemplazado después de cuatro años al frente de la embajada por el ex secretario de Estado de Asuntos Exteriores y Cooperación Ángel Losada Torres-Quevedo, cuyo último destino diplomático fue Chipre.

Al adiós a Calvo-Sotelo en la residencia de la calle Romaina Rollanda 9 han asistido unas 50 personas, en un encuentro que estuvo acompañado por una paella de gambas, requesón con compota de higos, “brownies” de chocolate y tarta de Santiago.

Antes, en el reconfortantes salón de la casa, ya que fuera hacía 10 grados de temperatura, el embajador tuvo unas palabras cordiales para los asistentes, entre los que se encontraba el conde Juan Podstatzký-Lichtenstein y Anita, llegados de Velké Měziříči, y ella con su moreno envidiable.

Al glosar este colectivo el embajador ha querido hablar de “un grupo que nos ha asistido, ayudado, recomendado cosas, y apoyado también en nuestra vida personal”.

Y en el que no ha faltado tampoco una representación del hispanismo, el “núcleo duro” en palabras del embajador, y con sus dos decanos, Hedvika Vydrová y Josef Opatrný, al frente.

VÍDEO: EL HISPANISMO CHECO ACUDIÓ A LA DESPEDIDA

Opatrny agradeció, en nombre de todos, el paso de Calvo-Sotelo por la capital checa, por haber dejado una huella entre estos amantes de una disciplina que adquirió rango universitario en la posguerra, y que ha deparado méritos de muchas insignias de la encomienda de Isabel la Católica.

El académico checo llegó incluso a ofrecer su Centro de Estudios Ibero-Americanos (SIAS) como segunda casa al embajador, conocedor como la palma de su mano de los vericuetos del Palacio Špork de la calle Hybenska, sede del SIAS.

A los que nos dedicamos al periodismo, el embajador ha mantenido siempre cauces abiertos con nosotros, para tomar el pulso a temas de actualidad y la forma como los abordamos.

Para ello, se ha prodigado en organizar desayunos de trabajo con los medios de comunicación, en unos años en los que España acaparó a menudo los titulares por el tema de los nacionalismos.

Quizás por su ascendiente del norte de España y su formación, el embajador no es muy dado a manifestar sentimientos ni a bromear, pero hoy hizo sonreír a la audiencia al recordar que se llevaba algo muy checo de este país: su perro “Pivo”, de una raza que no suelta pelo y checo por partida doble.

“Hasta pronto. Volveremos, porque nos hemos dejado una hija”, apostillo el embajador en alusión a Teresa, que acaba en la capital del río Moldava su licenciatura en Relaciones Internacionales. De izda. a dcha.: Anežka Charvatová, Hedvika Vydrová y Anna Mištinová David Castillo (izda.) y Pavel Marek Pedro Calvo-Sotelo y Anna Mištinová Josef Opatrný (izda.) y Juan Podstatzký-LichtensteinPedro Calvo-Sotelo y Vlasta Hlavičková

El matrimonio Podstatzký-Lichtenstein y el autor de estas líneasJosé Miguel de Lara (izda), su esposa y Juan Podstatzký

02. 10. 2018

Coméntalo: