Leticia Romero, ante su primera Final Four: Es un sueño cumplido y un orgullo

Leticia Romero, base grancanaria del USK PragaLeticia Romero, base española del USK Praga, considera que la participación de su equipo en la Final a Cuatro de la Euroliga de baloncesto femenino supone para ella “cumplir un sueño” y “un orgullo” por poder competir con clubes de la talla del Dynamo Kursk y Ekaterimburgo rusos y el húngaro Sopron.

“Supone un sueño cumplido y un orgullo estar entre los cuatro mejores equipos de Europa”, dijo Romero en una entrevista a Efe tras confirmarse la participación de su equipo en la fase final tras superar en cuartos al Fenerbahçe, equipo turco que disputó tres finales de Euroliga en estos seis últimos años.

La presencia en una Final Four era un logro que aún faltaba en el palmarés de Romero, de 23 años, que con la selección española ya presume de medalla de plata en un Mundial (2014) y unos Juegos Olímpicos (2016), y de sendas preseas de bronce y oro en dos Eurobasket (2015, 2017).

Con experiencia en la liga juvenil estadounidense, Romero reconoce que aún debe adaptarse al “juego profesional de la Euroliga, una liga complicada con bases muy veteranas”.

Romero admitió que, a pesar de carecer el USK de una plantilla “llena de estrellas”, se puede ganar el máximo torneo europeo de clubes por la “combinación de jugadoras y el juego del equipo”, y también por la “compenetración” que caracteriza al Praga.

“En el deporte todo puede pasar, y el equipo tiene una química y esto nos está ayudando muchísimo”, aseguró la canaria, que ha disputado en esta temporada de Euroliga una media de 10 minutos por partido y suple a la primera base, la eslovena Teja Oblak.

VÍDEO: Leticia Romero, ante su primera Final Four

Sobre el camino que ha llevado hasta la fase final del torneo, afirma que “se nota” que son “un equipo que juega alegre, que juega muy rápido, y a eso los equipos europeos no están muy acostumbrados”.

“En Europa todo es más de movimiento de balón, de pensar, de leer el juego”, añadió Romero, que fichó por el club praguense en julio de 2017, tras el Eurobasket de la República Checa, y donde dice sentirse “contenta”.

El USK Praga disputó su primera Final Four en 2015, que acabó ganando en una emocionante final frente a Ekaterinburgo, y no ha faltado a esta cita en años sucesivos, con excepción de la pasada temporada, cuando cayó en cuartos de final con el equipo de Alba Torrens.

En las semifinales de esta edición se medirán al Dynamo Kursk de Lucas Mondelo y ante dos jugadoras muy conocidas en el USK, por haber jugado aquí tres temporadas: la española Marta Xargay y la serbia Sonja Petrovic.

Sobre el conjunto de Mondelo, Romero dijo que es “un equipo complicado de jugar, con mucho talento, banquillo largo, y un buen entrenador que sabe sacar el máximo de sus jugadoras”.

Aún así, la base canaria avanza: “La receta para nosotras va a ser seguir fiel a nuestro juego, e ir a tope, da igual el resultado”.

“El lema sería competir al máximo, ya hemos hecho un gran trabajo, y no nos vamos a parar. El equipo es ambicioso y creo que podemos dar un susto”, apostilló sobre la Final Four, que disputará del 12 al 14 de abril en la localidad húngara de Sopron.

26. 03. 2019

Coméntalo: